Translate

domingo, 8 de diciembre de 2013

Cuando la curiosidad no justifica una investigación: a lo que hemos llegado.

Este artículo lo he venido pensando desde hace algunos años. Yo creía que solo pasaba en nuestro país o en Latinoamérica, pero no es así, se ha extendido a todos los países, aunque por allí, en uno que otro lugar, todavía tiene cabida.

Hasta casi unas décadas atrás habían científicos europeos que cuando les preguntabas ¿por qué realizan esa o tal investigación? Ellos, muy solemnemente y con la gran seriedad, te respondían: Es que tengo curiosidad por saber lo que pasa, simple curiosidad. Y se iban caminando tan parsimoniosamente, como habían llegado.  Ahora, si haces la misma pregunta hoy en día a los científicos de los países desarrollados, no esperes la misma respuesta. Menos a uno de Lationamerica.   

Como lo expresé en una entrada anterior (http://profesorceroni.blogspot.com/2009/12/investigacion-basica-investigacion.html)  la llamada investigación básica tenga varias expresiones en inglés: basic research, curiosity-driven research, blue-skies research, curiosity-lead research. En español decimos investigación básica o investigación pura.  Asimismo, la investigación aplicada recibe varias denominaciones: applied science research, research designed to answer specific questions, solution-driven research y goal-driven research.

Si es una investigación básica, el motivo de la investigación “curiosidad”, es válido y suficiente. Claro que se puede añadir frases como: servirá para comprender mejor el cambio climático, comprender una reacción química,  conocer los principios activos de una planta, etc. La frase “porque tengo curiosidad de ver qué sucede” o una similar, con eso basta. Pero esa frase, claro que no justifica una investigación aplicada.   

Como el lector científico sabrá, para que una institución financie tu investigación, primero tu tema tiene que estar dentro de una línea prioritaria de investigación del que te financia, ese es el primer filtro. Por ejemplo en el Perú, la síntesis química (crear nuevos compuesto químicos en el laboratorio) no es un programa o línea prioritaria en el CONCYTEC. Mientras que en extranjero existen laboratorios  que reciben financiamiento para sintetizar o caracterizar nuevos compuestos, pues aquí no es prioritario. Pero si  las ciencias de la vida y biotecnologías, ciencia y tecnología de materiales, tecnologías de la información y comunicación, entre otras.  

Si tienes suerte de pasar el primer filtro de la línea prioritaria debes llenar un formulario: objetivos, hipótesis, antecedentes, presupuesto, entre otros. Pero toda va bien  hasta llegar a las benditas preguntas: impactos esperados, resultados esperados o motivo de la investigación. Si no pones algo como: servirá para curar el cáncer u otra enfermedad, disminuir la contaminación ambiental, crear una nueva fuente alternativa de energía, un nuevo alimento revolucionario, un superconductor y similares; pues corres el riego de que no te aprueben el proyecto.

En una empresa peruana, claro que buscar objetivos prácticos es obligatorio. Pero ¿cuál es la aplicación práctica que nos sirva a la empresa? ¿Qué gana la empresa con lo que tu investigas? Te preguntan con insistencia y con razón. Aunque en algunas empresas de otros países, muy pocas, todavía hay lugar para la curiosidad. En el Estado te preguntan: ¿Pero su investigación en que beneficia a nuestra economía, al crecimiento económico  del Perú, de las regiones, a nuestras empresas? La ciencia tiene que contribuir y estar comprometida con nuestro desarrollo económico, apuntillan. En el Perú los criterios para establecer prioridades de desarrollo científico y tecnológico son: Impacto económico, social y ambiental, ventajas comparativas, condiciones institucionales favorables e importancia estratégica del sector.

Javier Sánchez Perona en su artículo http://cienciaconfuturo.com/2013/07/24/la-falacia-de-la-investigacion-rentable/ señala: "En el modelo económico actual, parece evidente que la ciencia tiene que estar al servicio de la economía, porque tiene que servir como “motor de crecimiento” y cimentación de la competitividad, y nos lo repiten hasta la saciedad, incluso aquellos mandatarios, que teniendo responsabilidades políticas, son incapaces de hacer una apuesta firme por la investigación y el desarrollo."

La diferencia “clásica” que había entre investigación básica y aplicada, en el Perú ha desaparecido, tal como puede verse en los proyecto de investigación que se presentan en las universidades y también en CONCYTEC y FINCYT. Ahora, todo proyecto de investigación tiene que tener una aplicación o utilidad. No se deja que; por ejemplo, un 10 o 5 % de los proyectos se sustenten por curiosidad.  
    
Philip Ball  en http://www.agenciasinc.es/Entrevistas/Una-sociedad-que-no-invierte-en-investigacion-basica-esta-enferma señala que: Una sociedad que no se encuentre preparada para invertir dinero en proyectos de investigación básica está enferma.” El añade más adelante: “En ciencia la demanda cada vez mayor de un retorno económico de la investigación pone barreras a la curiosidad. En el sistema educativo cada vez resulta más difícil mantener la curiosidad natural de los niños. Muchos profesores solo enseñan a pasar el examen y los alumnos aprenden muy pronto qué deben saber solo para aprobar. El mundo está lleno de gente curiosa, pero la sociedad pone obstáculos.”

Alemania, país motor de la Unión Europea lo tiene claro, como pueden leer en el discurso de Karl Max Einhaäupl http://www.oecd.org/science/sci-tech/2674231.pdf

Alois Frstner en su editorial What Matters? http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/anie.201309315/pdf de la revista Angewandte nos dice:“I sincerely hope that our funding institutions are still prepared to support projects that dont even pretend to cure cancer.”

Finalmente, creo que cada institución (empresa, Estado, etc.), que financie investigaciones, tiene todo el derecho de poner prioridades y justificaciones validas, pero  propongo que cada cierto tiempo debe preguntarse: ¿estoy financiando una investigación solo basada en términos y fines económicos? ¿Me importa el futuro de la humanidad? ¿Es la curiosidad un atributo humano que vale la pena fomentar y financiar?   

1 comentario:

pedro juan moreno junco dijo...

Me parece muy cierto todo lo que usted menciona prof. Ceroni, no es tan sencillo para alumnos de Química que apuntan una línea de investigación estar en un proyecto con aplicación a la industria, es más en nuestra facultad son pocas las alternativas; sin embargo, aún queda esas ganas,"curiosidad", de seguir preguntándonos el POR QUÉ de lo simple.