Translate

miércoles, 14 de octubre de 2009

Los últimos consejos de un químico a su hijo

Hace unos años he estado tratando de publicar esta entrada, por fin lo hago. Aquí va:

Los últimos consejos de un químico a su hijo

Por Álvarez de Henares (Mexicano)
Cortesía de Félix E. García Mesones



La lenta combustión de mi existencia

en mi, va a terminar ¡Pobre hijo mío!

Ya están cristalizados mis cabellos

y en mi ser está haciéndose el vacio.

Más antes de morir quiero inculcarte

mis últimos consejos paternales

y no te doy otra cosa que consejos

porque me falta el rey de los metales.

La amistad es metal, el más precioso

porque en ninguna atmosfera se oxida;

la luz de la razón, luz de magnesio,

la combustión del alma, esa es la vida.


Si una mujer el corazón te brinda

y tú lo vuelves puro, es mucha gloria;

porque es el corazón de las mujeres

un mineral que encierra mucha escoria.


No te cases con pobre si eres rico,

ni con rica te cases si eres pobre;

esas combinaciones, hijo mío,

son falsas aleaciones de oro y cobre.


El alma humana es siempre polimorfa

porque, en múltiples formas es arcano,

en tanto que nadie explique,

las reacciones del cerebro humano.

Si amas, que sea tu amor a fuego lento,

que mitigue tus puras ilusiones.

Los celos son tóxicos terribles,

que producen espantosas reacciones.

No pongas mucho celo en tus ternuras,

ni un fuego igual al de los altos hornos;

la dicha es un bien; pero el corazón del hombre,

el prototipo de los cuerpos combustibles.

Rugirá la tormenta, entre tu pecho;

después de la tormenta hallarás calma;

¿Que serán de tus dichas y tus penas?

¿Estados alotrópicos del alma?

Ya los gases se escapan del cerebro

la combustión termina, en mi quebranto,

¡Adiós! Escucha y guarda estos consejos, hijo mío

que se hallan hidratados con mi llanto.

4 comentarios:

miryam dijo...

Felicitaciones por este Blog tan especial y que con su gran trayectoria profesional se enriquece mucho más, la Química es algo muy importante y estudiarla muy necesario; lo he aprendido siempre de palabra de mi Papá el Ing. Félix García Mesones, y me siento muy orgullosa de encontrar en internet, en su Blog Profesor Mario Ceroni este bello escrito, que mi Papá lo hizo conocer en sus alumnos tanto de colegio como universidad. Felicitaciones nuevamente por compartir tantos temas importantes e interesantes y le agradezco la publicación de estas líneas tan bellas y especiales de este poema. Un saludo, Miryam García Iriarte
myryta7@yahoo.com

Anónimo dijo...

Este bello poema es de la autoría de Enrique Alvarez Henao, colombiano de bogotá, siglo XIX

Mario Ceroni Galloso. dijo...

Gracias por la corrección.

Jorge Octavio Henao dijo...

Este poema es de Enrique Alvarez Henao, Colombiano que murió en 1914 y la letra dice exactamente:
ULTIMOS CONSEJOS DE UN QUÍMICO A SU HIJO
La lenta combustión de mi existencia
En mí va a terminar, pobre hijo mío,
Ya están cristalizados mis cabellos
Y en mi ser está haciéndose el vacío.

Mas antes de morir quiero inculcarte
Mis últimos consejos paternales.
No te doy otra cosa que consejos
Porque me falta el rey de los metales.

El alma humana es siempre polimorfa
Y sus múltiples formas son arcano,
En tanto que algún químico no explique
Las reacciones del cerebro humano.

El honor es metal, el más precioso,
Pero que en toda atmósfera se oxida
La luz de la razón, luz de magnesio,
La combustión del alma, esa es la vida.

Si una mujer el corazón te brinda
Y tú lo vuelves puro, es mucha gloria,
Porque es el corazón de las mujeres
Un mineral que encierra mucha escoria.

Al contacto del goce en las retortas
Del gran laboratorio de la vida
La más noble virtud al fin se altera
Y el mejor corazón al fin se oxida.

Si amas, que sea tu amor a fuego lento
Para evitar así grandes bochornos,
No pongas mucho hielo en tus ternuras
Ni un fuego igual al de los altos hornos.

Si amas no tengas celos ni inconstancia
Que agostarán tus puras ilusiones,
Porque aquellos agentes hijo mío
Producen espantosas reacciones.

La inconstancia y los celos descomponen
El amor cuya acción se debilita,
Celos, amor y sueños se desprenden
Y un resto del amor se precipita.

Muy pocas veces la amistad se encuentra
En su estado nativo, porque hoy día
Ese metal precioso, casi siempre,
Se halla en combinación con la falsía.

No te cases con pobre si eres rico,
Ni con rica te cases si eres pobre,
Esas combinaciones hijo mío
Son falsas aleaciones de oro y cobre.

Rugirá la tormenta entre tu pecho,
Después de la tormenta hallarás calma.
¿Y qué serán tus dichas y tus penas?
Estados alotrópicos del alma.

Son eléctricas chispas los amores
Y los celos son tóxicos terribles,
La dicha un gas y el corazón del hombre
El tipo de los cuerpos combustibles.

La voluntad es fuerza reductora,
Es la fuerza motriz del pensamiento
Y las amargas lágrimas que brotes,
Vapores que condensa el sufrimiento.

Ya los gases se escapan del cerebro
La combustión termina y mi quebranto.
Adiós, recibe y guarda estos consejos
Que se hayan hidratados con mi llanto.


Enrique Álvarez Henao