Translate

domingo, 25 de enero de 2009

Sobre grados y títulos falsos

“Por favor espere, el doctor llegará dentro de unos minutos”. Eso me dijo la secretaria de un conocido. Yo sabía que esa persona no tenía el grado de doctor pero, recordé que estamos en el Perú, el Perú informal donde la cultura combi impera y donde los grados académicos se auto otorgan.

Sucede que algunas personas piden que las llame doctor ó doctora cuando en realidad no tienen ese grado. Otros se hacen llamar ingenieros cuando ni siquiera han estudiado ingeniería. Ciertos profesionales se hacen llamar doctores, como si por ser mayores de edad o por el hecho de trabajar en salud automáticamente se les otorgara ese grado.

¿Qué nos pasa a los peruanos que estamos desesperadamente ansiosos por ser llamados por títulos y grados que no hemos conseguido con esfuerzo y talento?

Parece que ciertas personas todavía creen vivir en épocas virreinales donde tener un título nobiliario era señal de privilegio, garbo y distinción. El señor marqués, el señor conde, el príncipe, el duque, el archiduque hasta el muy mentado “barón” por muchos cobradores de combis.

Quizás porque Lima haya sido una ciudad virreinal, algunos de sus habitantes tienen cierta nostalgia por buscar cierta distinción especial y las encuentran en los títulos. Hace muchos años había gente inescrupulosa que decían tener títulos nobiliarios y se hacían llamar, por ejemplo; marqueses. Incluso fraguaban los títulos en los que serían los ancestros de los falsificadores de Azángaro.

En la actualidad existen rezagos coloniales, personas que al no poder conseguir títulos nobiliarios, además que ya nadie creería en ellos y en muchos casos serían objetos de burla, solicitan que sus nombres sean precedidos por títulos profesionales y grados académicos que no les han sido otorgados.

El uso indebido de grados y títulos trae un desprestigio a las profesiones ya que las personas confían su salud, su información, sus propiedades a personas inescrupulosas, que no tienen los conocimientos ni la preparación para ejercer la profesión o el grado que dicen poseer. El resultado: un trabajo mal hecho, un cliente estafado y la profesión denigrada.

Veamos a que nos referimos con grados y títulos académicos. El grado académico de bachiller uno lo obtiene tras culminar todos los cursos universitarios que una carrera nos exige. En el Perú esto se hace en cinco años de estudios universitarios.

Luego del grado de bachiller si uno realiza una tesis, redacta una monografía o aprueba los cursos especiales de titulación obtiene el título profesional.

En el Perú para tener el grado de Maestro, también llamado Magister o Master, se requiere dos años de estudios de postgrado y realizar una tesis de investigación. Para el grado de doctor se requiere dos años de estudios y también una tesis.

En el Perú los grados académicos y títulos profesionales son otorgados por las universidades, ninguna otra institución puede ofrecer ni otorgar esos grados o títulos. Cada universidad tiene un registro de sus egresados y de los grados conferidos. Si uno tiene dudas de una persona que se hace llamar ingeniero o doctor, tan solo basta enviar una carta a la universidad y solicitar la confirmación del grado o titulo.

En el Perú tenemos la ley 25064 de la creación del registro nacional de grados y títulos. Las universidades deben remitir periódicamente a la
Asamblea Nacional de Rectores la información de los grados y títulos otorgados. Se puede pedir a esta institución la verificación de un grado o titulo, aunque dicha información debería hacerse público para evitar la burocracia, al igual que muchos colegios profesionales ponen la relación de colegiados habilitados en sus portales Web.

El artículo 45 de la ley 23733 (Ley Universitaria) establece que el uso indebido de grados y títulos acarrea responsabilidad civil y penal. La ley 28858 obliga a los ingenieros titulados se inscriban en el Colegio de Ingenieros. Sin embargo, algunas personas insisten en usar e incluso firman colocando títulos y grados que no les corresponden. Esas personas pueden ser acusadas por usurpar títulos profesionales e incurrir en delitos contra la fe pública.

Si usted tiene la oportunidad de encontrarse con un pseudo ingeniero, profesional o doctor, pregunte dónde estudió y averigüe en el Colegio de Ingenieros, Colegio Profesional o en la Universidad respectiva antes de hacer tratos, negocios o contratarlo. Así evitará sorpresas y ayudará a erradicar los grados y títulos falsos.

1 comentario:

César Delgado dijo...

Estimado Profesor:
Y el porqué me dirijo a Ud. así, es debido a que una vez conocí a un eminente científico. Tenía grados y títulos por doquier. En su tarjeta de presentación, antecediendo a su nombre, se encontraba la palabra "Professor". Al pié de esta y en letras pequeñas, enumeraba los grados y títulos que poseía. Le decíamos pues, Profesor Weiss.

Este sábado 5 de diciembre, expondré el tema "Problemática de las ofertas educativas a nivel superior y técnico-profesional" que toca el tema de los proveedores de servicios educativos que contribuyen al uso y abuso de grados y títulos.
Acudí a ASPEC y se hacen de oidos sordos. Saludos